miércoles, 3 de diciembre de 2008

JACK BABILONI



Lunes, último día en Madrid. Habíamos dado por terminada nuestra visita a la Bienal de diseño iberoamericano (interesados aquí). Está nevando. Pido mi segundo y penúltimo café en el Cacao Sampaka. Delicioso. Jack ha llegado y está hablando con Elena; mi amiga, con la que comparto muchas pasiones: diseño, ilustración, hombres, cine, viajes... y conversaciones teléfonicas que saltan facilmente la hora. Me acerco a ellos. Saludo y me funden en uno de los abrazos más afectuosos de los últimos 60 años. Mi cuerpo se relaja, mi mente va de la mano. Nos sentamos. Empezamos a hablar. Hablamos de todo, de casi todo y de nada. Entre muchas cosas, Jack nos comenta su nuevo proyecto: un libro que acaba de dejar en la imprenta sobre TODO ES FELICIDÁ. TODO ES FELICIDÁ fue parido en marzo de 2008 y desde mayo lo podemos ver sin andamios. Ha intervenido en una casa de 1886 sita entre la calle Orellana y la calle Campoamor de Madrid. Verdaderamente es un edificio precioso. Le sientan bien sus pinceladas. Decenas de personajes con mensaje visten su fachada.

- Disculpad, salgo un momento a llamar a mi abuela.

Ahora observo de frente al edificio. Me dejo llevar por todos sus detalles policromáticos. Se escuchan tres tonos. ¡Clic!

- ¿Yaya? Felicidades. Soy Paula. Me ha dicho mamá que hoy era tu santo.
- Gracias, hija. Por aquí andamos algo enfriada, como tu abuelo. ¿Qué tal tu rodilla?
- Bien, yaya. Mejorando. Ya puedo bajar escaleras.
- ¿Qué tal tu catarro?
- Bien, yaya. Ya pasó.
- ¿Y el trabajo?
- Bien, yaya. Empecé el viernes.
- ¿Y tu novio?
- Bien, yaya. Acabo de hablar con él. Está fuera de España, cosas del trabajo.
- ¿Qué tal tiempo hace? Por aquí muy malo. Tu abuelo aún ha bajado esta mañana a dar un paseo.
- Por aquí hace frío pero está todo precioso. ¡Incluso ha nevado!
- Ay!! Hija mía, ten cuidado con quien te juntas.
- Sí, yaya. No te preocupes. Estoy con dos amigos. El sábado os iré a ver. Dale besicos al yayo.
- Cuídate, hija mía. Cuídate.

Tengo la sensación de que la fachada funciona. Me transmite serenidad y alegría. ¡Dios! Qué bonito está Madrid cuando nieva y no acaba de cuajar.


Jack, gracias por los libros, por dedicarnos el día, por compartir restaurante y por tus pinceladas.

13 comentarios:

Elena Arauzo dijo...

Eres un solete!!!

edhigy dijo...

Pues anda que tús.

Jack Babiloni dijo...

Gracias a ti, nena; en Babilonia defendemos la consciencia (=ciencia compartida) del abrazo, en especial hacia seres de División de Honor. Mucho ánimo para tu rodilla y también tu miocardio. "Os deseo un gran aplauso por el trabajo que habéis hecho en este día tan monosílabo”. Diana Gastón, NOTAS PARA LA PUERTA DE UN DORMITORIO, 1987.

El tanguero clandestino dijo...

Demonios que bello es vivir!

edhigy dijo...

Bienvenido y bienhallado, Jack. Desde hoy y entre mis amigos buena fama te precede. A ver cuando te dejas caer por Zgz. Abrazos.

Tamguero, calle Orellana... has de verlo.

púñez dijo...

pero bueno, otra vez por madrid y tampoco me llamas!

ah no, que ya no vivo ahí :D

edhigy dijo...

Lo sé, te volviste parisién... y te cambiaste de nick por lo que veo.

Puño dijo...

es que me cogiste deslogineado!

Paula dijo...

Entiendo.

x;)

puñaker dijo...

ese emoticono eres tú con un kiki?

este soy yo con el pelo corto y el tupé de tintín:

¬_8^)^

edhigy dijo...

Efectivamente, es un kiki.

¿Ha probado usted repeinarse con la S ese tupé? Venga pacá que se la pongo:

∫_8^)^

¡Monísimo, oiga!

Apuf dijo...

Qué suerte tener aún yaya... Disfrútala.

edhigy dijo...

Gracias, Apuf. Espero que me dure muchos años. A los yayets se les quiere con locura.